03 julio, 2007

E. T. A.-

Extra Terrestres Arrepentidos deben de ser todos aquellos que, en el momento actual, le quieren negar el pan y la sal a la fiesta de los toros. Es inaudito porque, la sociedad española, como ya ha demostrado su enorme madurez, hasta comprende la fiesta del llamado Orgullo Gay, - como dirían en mi pueblo, una mariconada inmensa - y, sin embargo, todavía quedan gentes que no están dispuestas a dar su brazo a torcer, sencillamente, por respetar lo que les gusta a los demás; claro que, los que desprecian la fiesta de los toros son dictadores al más alto nivel; personajes que, como se sabe, Hugo Chávez, toma lecciones de todos ellos.
El pasado día 17 de junio, día en que reaparecía José Tomás en Barcelona, dicho diestro, tuvo la misma fuerza convocatoria dentro de la plaza que, al parecer, en los aledaños de la misma. Según cuentan, más de tres mil personas portadoras de pancartas contra la fiesta de los toros se manifestaron junto a la Monumental de Barcelona. ¿Qué pensar? Está clarísimo. Como decía hace pocas fechas un funcionario de policía de Madrid, en realidad, no existe tanta gente en contra los toros ni contra nada; si es cierto que, existen manifestantes profesionales que, por un dinero, se manifiestan contra lo que les digan; gente de baja calaña que, según contaba aquel señor policía, te los puedes encontrar en manifestaciones anti taurinas; en manifestaciones del PSOE y, por supuesto, en todo lo que huela a España y, los toros, qué duda cabe, huelen a español por los cuatro costados.
En realidad, uno no quiere creer que haya gente dispuesta a inmiscuirse en el corazón de los demás; es decir, en meterse en cuestiones tan íntimas como las que fluyen desde el corazón de cada cual. ¿Cabe mayor aberración que, el señor que pasa por la acera, me quiera decir a mi qué debo hacer y qué no debo hacer? Más o menos, esa es la conducta de los llamados defensores de los animales. Ellos quieren imponer su ley, pero jamás respetan las de los demás. Debo de confesar que, jamás he visto a un aficionado a los toros protestar en contra de nada. Seguramente, desde nuestra afición, sin pretenderlo, practicamos el más puro civismo que, en realidad, no es otra cosa que el respeto por los demás. Que nos dejan hacer y vivir, que no pedimos otra cosa.
Es triste que, nos hayamos acostumbrado al más sangrante dolor y, los mismos que se pronuncian contra la fiesta de los toros por defender a los animalitos, seguramente, todos esos, quién sabe, igual se quedan impávidos cuando se hunde una patera con inmigrantes que quieren llegar a España para buscar su pan; esos mismos defensores de la vida, quiero verles pronunciándose por esas mujeres asesinadas por sus maridos; los tres mil de Barcelona, los quiero ver apuntándose a todas las organizaciones benéficas para salvar vidas humanas; en fin, es pura locura la que tenemos que soportar de gentes sin alma que, las cuestiones básicas de nuestra sociedad, al parecer, apenas les dan importancia; eso sí, que se mate un toro bravo nacido para dicho menester, eso les quita el sentido. Pero me temo que no es el toro bravo lo que les preocupa; lo que les ocupa es seguir jodiendo al prójimo que, en realidad, es lo que les apetece.
Yo me siento víctima de un crimen que no he cometido; me siento culpable por ser defensor de una causa artística; me tacharán de todo lo que quieran, pero nadie me apeará de mi condición de humanista luchando, desde todos los frentes, por la justicia social y, ser amante de los toros no deja de ser una parte importante de la vida puesto que, al defenderla, defiendo miles de puestos de trabajo; abogo por el arte - Goya, Picasso, Victorio Macho, Gerardo Diego, Lorca, Alberti, Benlliure, Neville... - por la humanidad, por la vida y por la gallardía de unos hombres capaces de retarse a si mismo en aras de su arte. Tengo claro que, pese a todo y pese a muchos, la fiesta de los toros, de no haber existido, tendríamos que inventarla.
Pla Ventura.

1 comentario:

vrté dijo...

Qué alegria que el tiempo ponga cada cosa en su sitio. Ahora dirá usted que el psoe ha ganado las elecciones porque nos han dado un bocata calamares a los que les votabamos,no? si el que no se consuela es porque no quiere.el mundo está lleno de gente como la "antoñita la fantástica"

http://torosconfuerza.blogspot.com/google772cd135feb3b93c.html http://torosconfuerza.blogspot.com/robots.txt