13 junio, 2007

RESUMEN DE SAN ISIDRO.-

SAN ISIDRO: MUCHOS TOREROS, POCO TOREO.
PONCE, CASTELLA Y EL JULI FUERON LOS DIESTROS MÁS IMPORTANTES DEL CICLO. EL TORO «RABOSILLO» FUE EL MEJOR DE LA FERIA.
Numerosos actuantes y escaso toreo bueno. Soberana lección de Enrique Ponce, al que el público respetó como lo que es: una grandiosa figura del toreo. Sebastián Castella se consagró y demostró que no hay toros malos para él. Se jugó la vida en varias ocasiones y dejó bien sentado que, ahora mismo, junto con Ponce y El Juli es parte del triunvirato más importante del escalafón. No fue fácil organizar veintinueve festejos, entre novilladas, rejoneo y corridas de toros. Las figuras, no más de cuatro, remolonearon; no querían acudir a más de dos corridas, entre ambos ciclos. A la empresa de Las Ventas no le quedó otro remedio que dedicarse a la búsqueda de toreros, más o menos aparentes. Y a la caza de corridas aptas para unos y otros. Las llamadas duras, fracasaron. La de José Escolar, un desecho, desarrolló peligro. El «modesto» Robleño se la jugó y le negaron una bien ganada oreja. Los toros de Guardiola se dejaron hacer. Las reses del Conde de la Corte, perdiditas. Los toros de Dolores Aguirre, mansos. Rafaelillo dio una lección de valor con ellos. Los bureles de Cuadri, encastados y ásperos. Adolfo Martín ofreció un encierro bonancible. Los Palha del día 31 dieron regular juego. Sobresalió el excelente primero «Rabosillo», que se ha llevado varios premios. Y Victorino Martín proporcionó cierto desencanto. Sus toros, ni «alimañas», ni buenos. ¿Que fueron? Pues eso, victorinos... «Rabosillo». De las llamadas comerciales, hubo de todo. La de Núñez del Cubillo se dejó bastante. Hubo un gran toro, el quinto al que no aprovechó Curro Díaz, un torero de pellizcos, pero flojitos... A Capea le tocaron dos buenos, hizo lo que pudo y sabe... La del Marqués de Domecq, sin demasiada fuerza; salieron tres toros buenos y triunfó Tejela, una oreja a cada uno de sus animales. Los de Valdefresno, con la energía justa. Salieron varios toros muy toreables. Esa tarde, Perera, herido en un quite gaoneras, dejó la corrida en un mano a mano entre Abellán y Castella, que cortó dos orejas. El torero francés ha conquistado al público español, incluido el madrileño. Está cuajado y, aparte de su valor probado, toreó bien y con gusto. Ha sido proclamado triunfador de la feria. Los de Puerto de San Lorenzo flojos; el mejor de la corrida, el primero fue devuelto inexplicablemente. Lo toreó muy bien de capa Ambel Posada, que confirmaba la alternativa. Tarde de lluvia y de sobreros: dos de La Martelilla y uno de Juan Valenzuela. Juan Bautista cortó una oreja al buen tercero y Castella se la jugó con el quinto, que le cogió aparatosamente; le concedieron una oreja. Al excelente encierro de Victoriano del Río, le cortaron cuatro orejas. El Juli logró su primera puerta grande en Madrid. Cortó dos apéndices, que pudieron ser tres. Uceda Leal, logró una oreja del primero, al que mató muy bien. Manzanares, alcanzó un trofeo del sexto que, dadas las buenas características del toro, debieron ser dos, pero faltó algo... Los toros de Alcurrucén, lidiados el día 24, bruscos y duros. Enrique Ponce realizó una gran faena al cuarto. El toro, encastado, tenía mucho que torear. Había que dejar el engaño ante su vista y llevarlo muy tapado. Así lo hizo y con el animal dominado, se recreó. Labor maestra, que no redondeó con la espada. El 25, toros de El Torreón, sólo se lidiaron tres. Flojos pero nobles. Los dos de Torrestrella, de las mismas características. El sobrero de Martelilla le dio ocasión de triunfar a Gallo. Marín y Tejela, cumplieron. El seis de junio, Morante se encerró con seis toros de diferentes ganaderías. No estuvo fino el diestro. Brillo con el capote, en el primero y sexto; verónicas extraordinarias. Hay que resaltar su decisión de volver al ruedo tras ser volteado de forma aparatosa por el quinto. Lidió el sexto, entre un clamor, más al poner tres pares de banderillas con calidad. Lo mejor, ese arranque y los destellos que consumó. En la primera de Feria de Aniversario, el 7 de junio, los toros de Domingo Hernández, sin calidad. Castella cortó una oreja. Juli, muy técnico, y Alejandro Talavante, perdido. El día siguiente, César Jiménez cortó una oreja que supo a poco a un excelente toro de El Pilar. Rincón acusó la cornada de Sevilla; se precipitó en la reaparición. Morante, tampoco... La última de ambos ciclos, un gran encierro de Juan Pedro Domecq. El Cid cortó una rala oreja y Abellán y Perera, espesos. Destacó entre los novilleros, con mucho, Pepe Moral, que abrió la puerta grande. Demostró que sabe torear y que, además, lo siente. José María Lázaro cortó una oreja a un novillo de La Quinta. Respecto a los rejoneadores, consagración de Diego Ventura que abrió «la Puerta» dos veces. Revelación del joven Leonardo Hernández, que cortó dos orejas. De los jóvenes, Manzanares, un atisbo de lo que puede ser. Gallo, Perera y Talavante, sin sitio. Tejela, aseguró su vacilante posición. Javier Valverde, cortó una oreja que le servirá. Iván Vicente, se hizo notar. Ambel Posada, mala suerte, apuntó cosas muy buenas.
Juan POSADA.
http://torosconfuerza.blogspot.com/google772cd135feb3b93c.html http://torosconfuerza.blogspot.com/robots.txt